< Regresar a Exposición Permanente

Culturas del antiguo Perú

Salas 2, 3 y 4

Los antiguos peruanos honraban a sus dioses con ofrendas y ceremonias, y rendían culto a sus muertos. Las obras de arte que encontramos en los museos no suelen ser objetos de uso cotidiano. Aunque algunas de sus formas utilitarias podrían sugerir ese uso, sus fines reales fueron más espirituales que terrenales.

Nosotros, gente occidental del siglo veintiuno, ya no organizamos la vida en función del más allá. Podemos decir que le rendimos culto a la vida, a la existencia en el presente. Esta manera de pensar puede hacer difícil comprender a las antiguas culturas como las del Perú. Estas sociedades practicaban el culto a los muertos, que le permitía a la gente estar en contacto con los otros mundos: el de abajo, o de los muertos; y el de arriba, o de los dioses.

Para que los dioses les fuesen favorables, la gente debía llevar a cabo ceremonias, depositar ofrendas y hacer sacrificios. Los pobladores debían también construir tumbas y realizar los ritos funerarios para que al morir sus líderes se pudieran transformar en ancestros. A los ancestros de la comunidad se les atribuía el poder para asegurar que la sociedad y el universo continúen existiendo. En los señoríos, estados e imperios del antiguo Perú, la muerte de los jefes (curacas, señores-sacerdotes, sacerdotisas o emperadores) era un evento crucial.

La cerámica ha sido considerada por los investigadores como una rica fuente de información sobre diversos aspectos de las sociedades que la crearon. Las culturas precolombinas han sido definidas en gran medida a partir de las características estilísticas e iconográficas de la cerámica. Como la cerámica varía a lo largo del tiempo y del espacio, también sirve para establecer cronologías locales y regionales.